Vivir Biozen

El Zen puede ser entendido como una disciplina, la “Disciplina de la iluminación” de acuerdo al maestro Zen D.T. Suzuki.

En ese sentido, es importante entender cuál es el propósito o fin último del ser iluminado.

Y, dentro de todo lo que eso pueda significar, sabemos que es el hecho de superar las dualidades de nuestra realidad material y

espiritual o mental.

Una de las dualidades que más aflige la salud del ser humano, es esa que existe entre el cuerpo y la mente (Sabiduría Intuitiva e Inteligencia Racional).

Cuando esos dos principios actúan separadamente, inevitablemente se inician una serie de procesos negativos en nuestra vida y son somatizados a través de diferentes enfermedades que pueden expresarse psíquica o físicamente.

El zen es un camino para desarrollar esa conciencia de nuestra realidad fuera y dentro de nuestro ser, de nuestra existencia. Nos enseña que todas las dinámicas en nuestro interior se encuentran conectadas y, cómo ir conciliando poco a poco eses dos planos para obtener, finalmente la armonía que, en otras palabras, seria disfrutar de una salud resultante del sanar desde la raíz nuestros dolores a través de la compresión profunda y la contemplación.

Cada persona alcanza el Satori (o iluminación) en tiempos únicos y por eso se debe hacer con suficiente disposición y atención en los detalles que el cuerpo nos muestra.

Biozen pretende ser ese concepto integrado en el que la vida fluye a partir de esa superación de la dualidad de mente y cuerpo, razón e intuición; para que, finalmente, sean uno solo y nos guíen por un camino de sabiduría, paz y bienestar.

Este es un ideal de vida por el que vale la pena trabajar y en el que estamos dispuestos a guiarte con conocimiento científico y milenar que, felizmente, ahora se encuentra a nuestro alcance.

Ven a vivir Biozen